Las cosas de la vida…
Lo bonito de la vida, lugares, personas, hechos, viajes.

Cuando una nación cae en el caos, han de nacer la lealtad y el patriotismo.

Se acabó la fiesta. Los precios del petróleo se desplomaron y los cinco años de auge del petrolero de Venezuela llegaron a su fin. Después de diez años de mala gerencia (malos manejos) y autoritarismo, la economía se está desmoronando y las instituciones del país se encuentran totalmente disminuidas.

De seguir por este camino, Hugo Chávez, terminará ejerciendo el control total sobre una nación profundamente empobrecida, desmoralizada y desarticulada.

Los próximos seis meses, dependiendo de la determinación de los venezolanos, podrían ser decisivos para el futuro del país.

El escenario de Zimbabwe no es más que una extensión de las tendencias actuales en Venezuela, con un presidente cada vez más autoritario que desmantela sistemáticamente la infraestructura productiva de la nación, destruye instituciones y reprime a sus posibles oponentes, mientras se deteriora el nivel de vida del venezolano de a pie.

Si el gobierno sigue enfrentando la crisis a través de mayor intervención, control y represión, sin duda la economía se convertirá en una encarnación gris y miserable de las economías fracasadas y de dictaduras como las de Fidel Castro en Cuba, Mao Tse Tung en China o la de Robert Mugabe en Zimbabwe.

Ante la grave y peligrosa situación que atraviesa el país, diferentes sectores se ven obligados a unir esfuerzos, con el objeto de construir el camino para la recuperación democrática. Una coalición entre nuevos liderazgos, pueblo, empresarios y sindicatos, que se encargaría de ofrecer al país una visión constructiva de una Venezuela justa y próspera, este es el escenario deseable. En él se perciben nuevos líderes que se conectan con la población, proponiendo nuevas ideas y promesas verosímiles para una nación más dinámica, próspera y equitativa. Ellos logran desenmascarar las mentiras y engaños detrás de la propaganda del Gobierno, lo que los hace merecedores de la confianza de la población, permitiendo su articulación y movilización indispensable para enfrentar el desolado panorama político, económico y social de Venezuela para este escenario.

Freibus.

Anuncios

Ninguna respuesta to “Cuando una nación cae en el caos, han de nacer la lealtad y el patriotismo.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: